Todos aquellos que sufren caída del cabello o les cuesta mucho trabajo que crezca de la manera en que desean, buscan soluciones y alternativas múltiples para combatir estas condiciones. Ya sea de manera natural o gastando sumas considerables en costosas mercancías, aquellos que luchan por tener el cabello soñado no escatiman esfuerzos ni recursos en la persecución de sus objetivos.

Muchas investigaciones se realizan para consolar a estas personas y a diario se encuentran en la red artículos relacionados con nuevas fórmulas “mágicas”, tratamientos o productos que harán tu vida más fácil cuando del crecimiento de vello se trata.

No importa si es el vello facial o la melena, grandes compañías sacan a la luz nuevas elaboraciones y formas de uso para que cumplas tu sueño. Aunque no siempre los resultados son los esperados.

Los clientes llegan a desesperarse en la búsqueda de los remedios más efectivos para sus dificultades, pero en ocasiones no hacen investigaciones profundas acerca de lo que van a usar, no siguen las indicaciones que dan los profesionales, o simplemente se obsesionan. Entre esos productos muy mencionados en la solución a problemas de crecimiento, están el minoxidil y la biotina. ¿Qué son? ¿Cuáles son sus usos exactos y efectos en el organismo? ¿Son saludables y recomendables como artículos de belleza y cuidado personal, o solo sirven como alivio transitorio a una situación determinada?.

El minoxidil, por ejemplo, fue usado como vasodilatador, en pacientes con resistente hipertensión. En principio solo era administrado por vía oral y exclusivamente para tratar casos graves de tensión arterial alta. Pero se empezó a observar un aumento del crecimiento del vello corporal en algunos consumidores, lo que cual despertó el interés con relación a la alopecia.

De esa manera, en los 80, una compañía farmacéutica de Estados Unidos comenzó a producir una solución de uso tópico para el tratamiento a personas que sufrían de escaso crecimiento de vello y el uso de elaboraciones a base de minoxidil, el 5 por ciento en caso de los hombres, obtuvo gran éxito de público.

Actualmente se emplea sobre todo para estimular el crecimiento de la barba, aunque su uso correcto puede ayudar con la anulación de la calvicie. Debe ser usado solamente 2 veces al día, con diferencia de aproximadamente 12 horas. Ayuda también al cuidado de la piel, pero tiene algunos efectos negativos si se utiliza de manera irresponsable o incorrecta, omitiendo las indicaciones de especialistas.

Uno de ellos, irónicamente, es la posible pérdida de cabello. También engloba irritación y enrojecimiento de la zona tratada, picor o ardor en los ojos, dolor de pecho o alguna reacción alérgica. Lo más prudente en caso de presentar cualquier reacción adversa, es acudir de inmediato a recibir consulta médica.

Por otro lado, con mucha demanda entre los interesados en cuidar su imagen, está la biotina. La biotina es una vitamina que puede encontrarse naturalmente en varios alimentos, de origen animal o vegetal, como son la yema del huevo y todo tipo de vísceras, la levadura de cerveza, cereales y frutos secos.

La función de esta vitamina es transformar la glucosa en energía, mantener saludables las células de varios tejidos del cuerpo y la creación de hemoglobina. Por tanto, su déficit puede causar pérdida de cabello, debilidad en las uñas y el cabello, lesiones en la piel, y hasta depresión y agotamiento. También es importante saber que, si se quiere mantener en el organismo, debe ser consumida a diario, pues no tenemos la capacidad de almacenarla, es una vitamina hidrosoluble.

El gran éxito de este componente se dio por la fama del champú para caballos, que aparentemente en el uso humano dio excelentes resultados, aportando brillo y fortaleza al cabello, además de hacerlo crecer de forma casi mágica.

Además de los beneficios para el cabello, la biotina trae numerosas ventajas a todo el organismo. Ayuda con la salud de la piel, el sistema digestivo, células y nervios. De esta manera muchas personas consumen suplementos que contengan esta sustancia.

Pero como la sabiduría ancestral dictamina: todos los excesos son dañinos. El uso inadecuado, excesivo o prolongado de los productos que lo contienen puede traer consecuencias incómodas y que no precisamente armonizan con la belleza. Puede ocasionar acné, aborto involuntario, náuseas y alergias. Como siempre, lo más recomendable es acudir a solicitar atención médica en caso de alguna de estas cuestiones aparezcan en tu vida.

Ahora bien, entre minoxidil y biotina, ¿qué escoger? ¿Cuál usar para poder estar más conforme con tu apariencia? Podría creerse que es más recomendable el uso de la biotina, aunque existe como suplementos orales o componente de varios artículos de belleza, se puede hallar de manera natural y consumirse, diríamos, de manera más saludable.

Pero no siempre lo menos natural es más nocivo y atacante a la salud.

Se trata, sobre todo, de los objetivos que persigas con el uso de determinada mercancía.

En efecto, si tu preocupación es luchar contra el mínimo crecimiento de tu vello facial, y el resultado que buscas es lograr y mantener sanos barba y bigote, entonces el minoxidil es lo que necesitas.

No solo las mujeres se preocupan por una caballera atractiva y robusta. Muchos hombres optan por llevar melena larga y obtienen triunfos gratos. En ese caso, si te concentras esta modalidad de corte, y quieres fortalecer tu cuero cabelludo, que el pelo alcance fuerza y se mantenga vital, el uso o consumo de la biotina es perfecto para alcanzar tus metas.

Lo primero es decidir qué quieres, luego buscar asesoría y alternativas para conseguirlo. La elección es tuya, las mejores opciones están a tu disposición